miércoles, 23 de julio de 2008

tragando palabras

Aveces me encuentro solo cuando leo en mi cama. Y miro hacia los pies. Y tiemblo como solo sabemos temblar los niños en un verano sin colegio y sin amigos. Sin calor, porque los niños no tenemos calor, ni lluvia. Sin abrigo de piel, porque mi madre trabaja. SIn sed, porque mi padre se lo ha bebido.


---


¿Por qué mierda tengo ganas de llorar? Si los viejos, estamos viejos y ya tenemos todos nuestros sufrimientos sufridos... ¿Por qué parece que la televisión me interesa? Si la enciendo para no apagarla... ¿Por qué las cosas se vuelven sin mirarme? Si todavía parece que estoy vivo... ¿Para qué abres mi cartera? Si te la has bebido.

5 comentarios:

isabel dijo...

toma ya

Art Unlocated dijo...

Me gustan los recorridos, y aquí horizontalmente vas del libro a los pies, y después a la calle y al bar.
También me gustan la preguntas.
A ti también, ¿no?.

Mul dijo...

Que los viejos tb sufren eh? Y mucho mas q los jovenes me parece a mi...

Abel Aparicio dijo...

Somos viejos? Sufrimos? Si, sufrimos. No, no somos viejos.
Todos tenemos soledad, en verano? solo en Madrid. Cuando me siento así, música celta, mi mente se va a mi Llión natal y a Galiza. Me permites aconsejarte un grupo? Lúnasa
Nos gustan las preguntas? El día que dejemos de preguntarnos cosas estaremos muertos, estamos muertos? No, seguimos siendo niños

Un abrazo tio

VUK dijo...

las sensaciones son perras solitarias... a veces te atrapan en una copa de vino o en los ojos de quien quieres. sé que es terrible cuando la soledad está en párpados durmientes y el sol te latiga sin piedad. pero es pasajera, es callejera y se va, aunque siempre se te quede mirando con los ojos cerra2.