martes, 16 de diciembre de 2008

Heridas en la sombra

tus heridas por cicatrizar
son recuerdos de lunas con secretos
y olvidos temporales
de esos que siempre quedan.
de esos que siempre ahogan.
cuando cada noche acaba en mi portal
con piedras en los bolsillos
que se clavan en la espalda
de un Madrid
en lluvia permanente
sin voz en los cristales
con dorados por los suelos del baño.
gritando que "seva", que "se va".
cuando cada noche comienza con el sol
contaminado
cuando cada amanecer
es un reparto de mordiscos cosechados
que guardamos en el fondo del cajón
intentando que dejen de existir.
como si olvidar
significara borrar.

y ahora decides apagar el brillo,
empezar de cero con la experiencia
de disimular los llantos mientras te follan.
empezar de cero
vaciando las cartas de amor,
los besos que nunca existieron,
los amaneceres en brazos de un desconocido,
la necesidad de sentirte querida por un día
joder, por un puto día
como cuando eras niña
y te llevaban al circo
y los payasos de nariz roja
hacían el tonto para que tú rieras
tú rieras.

pero ya todo forma parte del pasado
y ahora curas las heridas a mi sombra
sin pararte a pensar
que las sombras son algo efímero,
y que no tienen dolores ni heridas.
que las sombras
no aportan nada a la vida
solo corren detrás tuya
oprimiendo la vida
a base de pisar el mismo suelo que tú pisas.

ahora, cariño
cierra los ojos y descansa
que yo voy a curarte las lágrimas.