martes, 3 de febrero de 2009

no quiero perderlo. no quiero perderme.

he aprendido a morderme la lengua, a respetar, a respetarme. he aprendido a volverme loco sin volver loco a todo el mundo. He aprendido a vivir en paz.

Así que he decidido seguir por aquí, levantando una crisis mundial que nos está ahogando, levantando con palabras y hechos, regando helechos, peinando desiertos en busca de un escorpión que decidió dejar de respirar por sentirse atrapado, atrapando sueños y modelarlos a los que algún día tuve. Soñar. Despertar. Cenar y ver las noticias. Dormir. Hablar entre sábanas. Dictar. Rezar. hablar. Darme cremita en mi nudillo maltrecho. Creo que la vida es un caminar de sueños, dolores y risas. Un esperar. Un disfrutar. La vida es lo que pisamos todos los días. Es lo que pensamos todas las mañanas. Es lo que miramos, lo que admiramos. La vida es aquello que nos estremece. Es aquello que nos hace sentir, precisamente, vivos.

8 comentarios:

Mul dijo...

La parte de respetar y respetarse me parece la mas mas importante pero tb la mas dificil!

Bsss

PD.- Suerte por Barna!

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Soñar, vivir, despertar y volver a soñar, aunque los sueños de ayer se hayan roto... coger los pedazos y empezar de nuevo, una, dos, tres, mil veces, con las mismas ganas que cuando de pequeños apilábamos los bloques de madera, una, dos, tres veces. Y caían y llorábamos pero volvíamos a empezar porque la torre lo merecía. Una, dos, tres, mil veces, volver a empezar, volver a soñar...

¿te puedo "robar" esto? ¿si?

Besitos,
Mayte

Abel dijo...

Muy bueno tio, por cierto. Cuando tengas las fotos del sábado avisa please

Saludos axabriegos

isabel dijo...

pues entonces ni vas a perderlo ni vas a perderte


si vivir es lo que te estremece...bueno esto mejor no lo digo en público


mua!

ada dijo...

Oye y cómo lo has hecho?? Yo quiero ser como tú de mayoooooooor :) :)

BXuss!

Gloria dijo...

estremecerse... por cosas buenas o malas

Giovanni-Collazos dijo...

Recién me paso por aqui.

Si es que estamos reiniciandonos constantemente, hasta que el corazón deje de latir o se malogre el cerebro...

Un saludo.

Gio.

Ana dijo...

me regalas un helecho? yo te regalo todas mis margaritas...