jueves, 21 de diciembre de 2006

Ojos fundidos de un poeta en soledad

En la calle
nieva sobre Madrid,

nieve bajo mi nariz.
¿Qué más da no poder mirarme a los ojos?
¿Qué más me da, si arden mis ojos?
¿Qué más da? ¡si tengo los ojos fundidos!


Voy encerrando mi tiempo dentro del color azul,

siento como me asiento en la soledad,

Voy, que me pierdo el tiempo, observando el mundo con unos ojos ardientes,

los ojos de un poeta que no se siente poeta,
los ojos borrachos de un poeta que solo tiene voces para
putas, yonkies y malnacidos.

Yo

solitarios
ojos
borrachos

y fundidos

2 comentarios:

elangeldelasmilvioletas dijo...

azul azul, que todo sea azul, incluso en navidad que todo es rojo,dorado y verde....:)

isabel dijo...

y fundidos